Reumatólogos reunidos en Alicante reclaman a Sanitat más especialistas para poder atender a la población

– En la provincia de Alicante existen tan sólo 29 reumatólogos para atender a una población de casi un millón ochocientas mil personas.
– Las enfermedades reumáticas afectan a más de 900.000 personas de la Comunitat Valenciana.
– Son la causa del 40% de las consultas en atención primaria y cerca del 10% de las urgencias hospitalarias.

SVR (Alicante, 01-03-12). Las enfermedades reumáticas afectan a más de 900.000 personas de la Comunitat Valenciana. Un conjunto de más de doscientas cincuenta enfermedades que tienen un notable impacto sobre la calidad de vida de los pacientes y que, con el aumento de la esperanza de vida, no han dejado de aumentar durante los últimos años, según los datos de la Sociedad Valenciana de Reumatología (SVR), que celebra durante el 2 y 3 de marzo su congreso anual en el Auditorio de la Diputación de Alicante.

Según comenta el presidente de la SVR, Javier Calvo Catalá, en el conjunto de los hospitales de la Comunitat Valenciana existen tan sólo 67 reumatólogos para atender a una población total de más de cinco millones de personas, es decir, un especialista para casi 80.000 personas, cuando los estándares de calidad marcados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan un reumatólogo por cada 40.000/50.000 habitantes.

En la provincia de Alicante la situación no es mejor. Para una población de casi un millón ochocientas mil personas, existen en la actualidad 29 reumatólogos, uno por cada más de 60.000 personas. La situación es especialmente crítica en hospitales como los de Vinalopó, Xàtiva o Dénia, donde cada reumatólogo tiene asignada una población de alrededor de 100.000 habitantes.

El congreso de Alicante reúne a más de 130 congresistas, entre reumatólogos, personal de enfermería reumatológica, y otras especialidades relacionadas, como neurofisiólogos o expertos en farmacología. Durante estos dos días los especialistas van a abordar los últimos avances en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades autoinmunes mediante casos clínicos, conferencias, debates y una exposición de trabajos de investigación.

El doctor Calvo Catalá ha incidido en la importancia de alcanzar un número mínimo de ciento diez reumatólogos y, aunque se ha logrado que exista al menos un especialista por cada hospital, ha insistido en que la situación sigue siendo preocupante. Según el presidente de la SVR, “a pesar de que se habló de corregir este problema, las pocas reuniones mantenidas con la Conselleria de Sanitat no han dado los frutos esperados, y mucho nos tememos que, con la actual coyuntura económica, este déficit se prolongue durante algunos años”. Si tenemos en cuenta” -ha añadido- “que tenemos una población cada vez más envejecida, podemos imaginar los problemas añadidos como el tiempo de dedicación a cada paciente, o los recursos económicos y técnicos que se les puede dedicar”.

En concreto, en el Hospital San Juan de Alicante sólo hay cuatro reumatólogos para más de 240.000 personas. La SVR lleva años reclamando esta demanda para ampliar la plantilla en todos los Servicios y atender adecuadamente a los enfermos reumáticos.

250 enfermedades que causan la mayoría de la bajas laborales

Según datos de la SVR, la artrosis –de rodilla, mano o columna- es la enfermedad más común y afecta a cerca del 16% de la población de la Comunitat Valenciana, así como la cervicalgia y la lumbalgia. Esta alta prevalencia de numerosas enfermedades reumáticas es la causa del 40% de las consultas en atención primaria y cerca del 10% de las urgencias hospitalarias. Así mismo, están detrás de la mitad de las incapacidades laborales transitorias. A esto hay que añadir que son las enfermedades crónicas más prevalentes en nuestro país.

Dentro de las enfermedades reumáticas no inflamatorias, destacan la lumbalgia -700.000 pacientes-, la artrosis de mano, rodilla o columna -660.000 pacientes-, la osteoporosis -140.000 pacientes-. En el conjunto de enfermedades inflamatorias destacan por su impacto la artritis reumatoide -21.000 pacientes-, la espondilitis anquilosante – 10.000 pacientes- o el lupus -3.800 pacientes-.

Revolución en los tratamientos

Según comenta el doctor Calvo Catalá, en los últimos años hemos asistido a una verdadera revolución en la atención al paciente gracias a una estrategia basada en el diagnóstico e inicio de tratamiento precoz, desde las primeras semanas; el control estricto del paciente hasta que la enfermedad esté en remisión y, por último, el ajuste del tratamiento con el objetivo de que la actividad de la enfermedad cese o se reduzca notablemente.

En la última década las terapias biológicas han supuesto un enorme avance en el tratamiento de las enfermedades reumáticas inflamatorias, sobre todo en la artritis reumatoide. Estos fármacos mejoran la calidad de vida, los síntomas de la enfermedad y  detienen su progresión. Gracias a ellos, comenta el doctor Calvo Catalá, cada vez más enfermos puedan alcanzar la remisión de la enfermedad o un bajo grado de inflamación, que es el objetivo a conseguir

Durante el congreso, se analizarán los últimos avances en enfermedades como la artritis reumatoide, la osteoporosis o la espondilartritis, entre otras. También dedicará una parte importante a la enfermería especializada en reumatología, que es un punto clave para la mejor atención del paciente, facilitando las consultas y el seguimiento de los tratamientos.