svr-congresos-xxii-congreso-svr-abril-2019-poster-24-comorbilidad-riesgos-02
TÍTULO
OSTEOMIELITIS VERTEBRAL EN EL PACIENTE INMUNODEPRIMIDO
AUTORES
Fragio Gil JJ1, González Mazario R1, Tasias Pitarch M2, Calabuig Muñoz E2, Ivorra
Cortés J1, Ortiz Sanjuán FM1, Grau García E1, Chalmeta Verdejo I1, González Puig L1,
Martínez Cordellat I1, Negueroles Albuixech R1, Alcañiz Escandell C1, Oller
Rodríguez JE1, Vicens Bernabeu E1, Nájera Herranz C1, Cánovas Olmos I1, Pávez
Perales C, Salavert Lleti M2, Román Ivorra JA1.
LUGAR DE TRABAJO
1. Servicio de Reumatología. HUP La Fe. Valencia
2. Unidad de Enfermedades Infecciosas. HUP La Fe. Valencia
3. Unidad de Bioestadística. IIS La Fe. Valencia
OBJETIVOS
Analizar si la detección de Osteomielitis Vertebral (OV) en un paciente
inmunodeprimido (ID), supone un peor pronóstico.
MATERIAL Y METODOS
Estudio observacional unicéntrico retrospectivo en pacientes ID diagnosticados de OV
en base a manifestaciones clínicas compatibles con un diagnóstico microbiológico
definitivo o radiológico durante el periodo de Enero de 2010 hasta Enero de 2019. Se
consideró como ID a aquellos pacientes bajo terapia inmunomoduladora, con neoplasia
activa, receptores de trasplante de órgano sólido y a los VIH+.
RESULTADOS
De 122 casos de OV detectados en nuestro centro, 18 eran ID (21.96%). El tiempo con
dolor tuvo una mediana de 30 días (15.5, 55). Analíticamente, la PCR tuvo una mediana
de 65.2mg/L (19.32, 153.9) y la VSG una media de 80.57mm/H (31.75). La RM fue la
prueba de imagen más empleada (83.33%), seguida de la TC (16,67%). La región más
frecuentemente afectada fue la lumbosacra (44.44%), seguida de la dorsal (33.33%) y la
cervical (22.22%). La presencia de absceso (epidural o paravertebral) se apreció en 16
pacientes (88.89%), similar al grupo no ID, 90.38%. El grupo ID presentó peores datos
en cuanto a destrucción vertebral (66.67% frente a 49.04% p=0.3) y compresión
medular (61.11% frente a 26.92%, P=0.05). 15 pacientes (83.33%) fueron subsidiarios
de punción guiada por TC, con una exposición pre-biopsia a antibioterapia en 11 casos
y con una mediana de días de exposición de 4.5 (3, 8.75). La demora del diagnóstico a
la punción fue de una mediana de 6 días (3.5, 9) tras el diagnóstico de OV, con una
positividad en los cultivos del 53.33%. A nivel microbiológico, en 10 pacientes se
hallaron Gram+ (55.56), 2 casos de Gram- (1.11) y 1 caso de tuberculosis (5.56). En 5
casos (27.78%), el microorganismo final fue desconocido. Cuatro pacientes (22.22%)
requirieron cirugía posterior, similar al otro grupo. 2 pacientes (11.11%) fallecieron a
causa de la infección o sus complicaciones al año del diagnóstico (frente a un 11.54%
en el grupo no ID).
CONCLUSIONES
A nivel de imagen los datos son globalmente peores en los pacientes ID y además
destaca una mayor proporción de enfermedad a nivel cervical. A pesar de ello, parece
que la intervención temprana en términos de inicio precoz de antibioterapia y la
realización de punción diagnóstica previenen un mal desenlace, mostrando estos
pacientes una mortalidad similar a los no ID. En definitiva, el dolor axial de nueva
aparición pacientes ID debe ser investigado de forma precoz a fin de evitar
complicaciones.