María Callas

Callas durante su actuación de Norma en la Ópera de Roma, 1958 - Última fotografía de María Callas en su apartamento de París - Comparación de la frecuencia en dos extractos de Tosca sin acompañamiento (Acto 1, grabados en 1953 y 1964).

Bibliografia

Callas ou la trajectoire de météore
Epron J.P., Sarfati J., Henrich N.
Rev Laryngol Otol Rhinol (Bord). 2010;131(1):35-8.
Periódico El Mundo
Martes 14 de Diciembre de 2010
La Stampa
Lunes 13 de Diciembre de 2010

El mal de amor no mató a la Callas

Anna María Kaikilía Sofía Kalogeropoúlou (Nueva York, 2 de diciembre de 1923 – París, 16 de septiembre de 1977), conocida como María Callas, fue una soprano estadounidense  hija de emigrantes de origen griego, considerada la cantante de ópera más eminente de la segunda mitad del siglo XX. Capaz de revivir el Bel canto en su corta pero importante carrera, fue llamada «La Divina».

El mayor don de Callas se hallaba en su innata musicalidad que le permitía internarse instintivamente en el universo personal de cada compositor sin importar los defectos vocales en los que a veces incurría. Callas supo hacer de sus defectos sus mayores virtudes. Magnética en escena, no fue sólo una gran soprano con dotes vocales inusuales, sino también una gran actriz que supo encarnar sus personajes de un modo único.

Desafortunadamente parte de su fama no obedeció sólo a razones artísticas. Su vida privada y su relación con Aristóteles Onassis hicieron que ocupara portadas de la prensa rosa cuando su carrera estaba prácticamente terminada. En realidad, después de iniciar su relación con Onassis entró en declive.

Murió a los 53 años pero según investigaciones recientes no se suicidó con una sobredosis de barbitúricos a causa de sus penas de amor, como tantas veces se ha especulado. Ni el declive evidente que su voz registró en sus últimos años de vida estuvo provocado por el estrés nervioso que sufrió tras su atormentada ruptura de Aristóteles Onassis ni a un excesivo esfuerzo vocal, como muchos  han señalado. La culpa de todo ello la tuvo una posible Dermatomiositis, que paulatinamente la fue debilitando y desgraciadamente llegó a afectarle todos los músculos incluidos los laríngeos, responsables de la discontinuidad y la degeneración de su voz que inició a manifestar  en los  sesenta. Éste es el resultado de la investigación sobre La Divina que han llevado a cabo en la Universidad de Bolonia dos médicos italianos especialistas en foniatría, lo que podría poner el punto final a las sospechas de suicidio que desde hace más de 30 años rodean a la muerte de la soprano, que el 16 de Septiembre de 1977, falleció en su apartamento de París.

Estos investigadores comenzaron analizando las grabaciones de la Callas realizadas en distintos años, sometiéndolas a análisis espectrográficos. Pero también examinaron los últimos vídeos de María Callas, en los que, según su diagnóstico, ya resulta plenamente visible la debilidad y laxitud de los músculos de la cantante (la caja torácica no se expande cuando toma aire sino que levanta los hombros y hace una fuerte contracción de los músculos deltoides, gestos también incorrectos para el canto). Sobre esta base ha recibido luz nueva y definitiva el diagnóstico de la dermatomiositis, formulada por el médico Mario Giacovazzo que visitó la cantante en el 1975 pero que guardó silencio hasta el 2002. Según el periódico italiano La Stampa, los médicos sostienen que los corticoides y los inmunosupresores con que se trata la Dermatomiositis pueden provocar a la larga Insuficiencia Cardíaca, la causa de muerte que figura en su certificado de defunción. El informe oficial de muerte por paro cardíaco cuando murió la soprano no fue pues un encubrimiento, sino la consecuencia final de la enfermedad muscular.

Dra. Pilar Trénor
Valencia, Marzo 2011