Los factores genéticos podrían explicar más de la mitad de los casos de artritis reumatoide

 

SVR (Alicante, 04-03-2012). La artritis reumatoide tiene una predisposición genética del 50 al 60% de los casos, ha asegurado el Dr. Javier Milara, durante la jornada de clausura del XV Congreso de la Sociedad Valenciana de Reumatología (SVR), y según datos de los más recientes estudios epidemiológicos. Además, este experto ha añadido que “los factores genéticos afectan de una manera determinante en la respuesta clínica de cada paciente con una enfermedad reumática”.

En los últimos 10 años ha habido una auténtica revolución en el campo de la genética, especialmente para enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide. “En concreto –explica el Dr. Milara– los estudios de genoma completo han mapeado los principales genes implicados en el desarrollo y progresión de la enfermedad”.

La SVR ha señalado que, actualmente, se conocen unos treinta bloques genéticos asociados a la artritis reumatoide. Este conocimiento ha puesto las bases para el desarrollo de nuevos fármacos que se hayan en desarrollo de investigación. Por otro lado, el estudio de la epigenética, aunque todavía en fase de desarrollo, está identificando potenciales factores ambientales que modifican los genes y predisponen a la enfermedad, tal y como ocurre con el consumo de tabaco.

En este sentido, el Dr. Milara ha añadido que la artritis reumatoide, al igual que muchas otras enfermedades inflamatorias, tiene también un componente multifactorial. Es decir, es el acumulo de muchas mutaciones genéticas que junto con el estilo de vida y el contacto con diversos agentes ambientales van a dar lugar a la enfermedad.

“Por ello, -ha afirma- podemos concluir que hoy en día se puede saber si una persona tiene susceptibilidad genética a padecer la enfermedad, pero no si la padecerá a lo largo de su vida”.

Los hospitales españoles, mal preparados para la investigación genética

La SVR ha alertado de que son pocos los hospitales que disponen de la tecnología necesaria para profundizar en la investigación genética de la artritis reumatoide y que, además, existe un problema añadido y muy común de falta de unión entre investigadores. En este sentido, el Dr. Milara ha comentado que para sacar conclusiones claras en estudios genéticos se necesita un elevado número de pacientes (superior a mil pacientes), y esto solo puede conseguirse con la colaboración estrecha de grupos multicéntricos”.

Como ocurre con otras patologías como el cáncer, ha concluido, el desarrollo científico va siempre por delante del desarrollo clínico, por lo que la evidencia científica en los estudios de investigación básica y preclínica necesitan de una amplia validación antes de poder aplicarse en la práctica clínica diaria. En el caso de que se validasen ciertos marcadores genéticos útiles para guiar el diagnóstico o tratamiento de la artritis reumatoide, solo se podrían determinar en centros hospitalarios con infraestructura adecuada y previa aprobación de la gerencia de los hospitales como pruebas de laboratorio rutinarias.

Por otra parte, la Dra. Campos, secretaria de la SVR, ha indicado que estudios de inmunogenética, como los que se llevan a cabo en el Hospital de Villajoyosa y en el Hospital General Universitario de Valencia, permiten realizar una selección de fármacos biológicos, con una mejor utilización y relación costo-eficacia en las enfermedades inflamatorias reumatológicas.