Las mujeres embarazadas con artritis reumatoide deben evitar algunos fármacos que pueden producir malformaciones en el feto

– Existen opciones terapéuticas que aseguran el desarrollo correcto del feto, sin temor ni consecuencia alguna para la madre ni para el hijo.
– Las mujeres con artritis reumatoide pueden quedarse embarazadas, pero deben retirar algunos fármacos que pueden ser nocivos para el futuro hijo.

Valencia (06-03-11) – Aunque las mujeres con artritis reumatoide pueden quedarse embarazadas, es muy importante retirar algunos fármacos que pueden ser nocivos para el futuro hijo, según ha afirmado la doctora Inmaculada Chalmeta, durante el congreso que la Sociedad Valenciana de Reumatología que se acaba de clausurar en Valencia.

La doctora Chalmeta ha incidido en que hay que tener una precaución especial de cara a un embarazo en una paciente con esta enfermedad, porque recientes estudios han demostrado que en el caso de fármacos como el metotrexato y la leflunomida se pueden producir malformaciones en el feto. “Cada vez es más frecuente encontrar casos de artritis reumatoide en mujeres en edad fértil que desean quedarse embarazadas, y que tienen que plantear a su reumatólogo sus intenciones a fin de prepararles para evitar cualquier posible daño al feto o empeoramiento de su enfermedad”, ha advertido.

Respecto a los tratamientos biológicos, -ha añadido- no se han comunicado efectos teratógenos (capaces de producir una anomalía congénita o de incrementar la incidencia de una anomalía en el embrión) pero también se recomienda su retirada al menos seis meses antes de la concepción. Durante el embarazo es posible utilizar fármacos como la hidroxicloroquina, salazopyrina y prednisona para controlar la enfermedad.

Además, si se tiene en cuenta la retirada a tiempo de estos fármacos, la mayor parte de las pacientes no experimentan ningún cambio negativo en la enfermedad, ya que la situación de “tolerancia inmunológica” durante el embarazo parece controlar la evolución de la artritis reumatoide. No obstante, un número reducido de pacientes puede presentar brotes de inflamación que suelen responder satisfactoriamente a prednisona oral o intraarticular.

El momento ideal para el embarazo en una paciente con artritis reumatoide, según ha afirmado la doctora Chalmeta, es aquel en el que se encuentra bien controlada de su enfermedad. En esa etapa es cuando se deben retirar aquellos fármacos que puedan afectar al feto, bajo supervisión de un reumatólogo, y con la seguridad de que existen opciones terapéuticas que aseguran el desarrollo correcto del feto, sin temor ni consecuencia alguna para la madre ni para el hijo.