La SVR advierte que la artritis reumatoide sigue siendo poco conocida por la población a pesar del aumento de su prevalencia

 

. La SVR apuesta por acercarse a las asociaciones de pacientes reumáticos como modelo de la nueva relación médico-paciente.

. En la Jornada se abordó la sexualidad de los pacientes con artritis reumatoide (AR) y la eficacia de los nuevos tratamientos para la mejora de la calidad de vida de los afectados.

. Es importante que la población aprenda a distinguir la diferencia entre la artrosis, mucho más conocida, y la artritis reumatoide.

. El paciente con AR tiene que apoyarse en el médico, la familia, los fármacos y su propio cuidado personal.

SVR (Valencia, 04-10-2012). La presidenta de la Sociedad Valenciana de Reumatología (SVR), Pilar Trénor, advirtió ayer, durante la celebración de la VIII Jornada Nacional de Artritis, del desconocimiento entre la población de las características de la artritis reumatoide (AR) y de los factores que la causan, a pesar de su alta prevalencia en la población. “La AR, –afirmó– sigue siendo poco conocida entre la ciudadanía, lo que conlleva, entre otros problemas, un retraso en su detección precoz, factor clave para tratar esta enfermedad reumática, o su confusión con la artrosis”.

Para la presidenta de la SVR “hay que hacer más visible entre la población la artritis reumatoide”. En este sentido, recalcó la importancia de que las sociedades médicas se acerquen a las asociaciones de pacientes y colaboren activamente para informar y formar, no sólo a los afectados, sino a la sociedad en general. La doctora Trénor, que participó ayer en la Jornada organizada por la Asociación Valenciana de Afectados de Artritis (AVAAR), afirmó que es necesario cambiar el paradigma tradicional en la relación médico-paciente. “De esta forma –añadió– conseguiremos que los pacientes sean los verdaderos protagonistas de la reorientación del sistema sanitario, que se convierta en un paciente activo, preocupado por su auto-cuidado como base sobre la que se sostenga la acción terapéutica y farmacológica, y que contribuya a dar a conocer su enfermedad al resto de la sociedad”.

La doctora Trénor informó de que la SVR está apostando por participar en las actividades organizadas por las asociaciones de pacientes para asesorarles y “aproximar las necesidades de estos enfermos a su realidad, de tal manera que haya una simbiosis entre los pacientes, la sociedad y el colectivo de profesionales sanitarios que trabajamos en su tratamiento”.

Pilar Trénor afirmó de que la AR sigue sin tener curación, pero que los avances en la última década, gracias a los fármacos biológicos, han conseguido mejorar de manera revolucionaria la calidad de vida de los afectados. “Actualmente, –apuntó–existen hasta nueve fármacos biológicos que disminuyen la inflamación hasta tal punto que pueden conseguir que casi no se manifieste en su aspecto exterior, con las deformaciones articulares que produce, aunque la enfermedad siga avanzando por dentro”. En este sentido, resaltó que esta patología reumática fue una de las enfermedades en las que primero se abordó la eficacia de los llamados “biológicos” y afirmó que están en marcha varias investigaciones para lanzar al mercado nuevos fármacos que sigan aumentando la calidad de vida de estas personas.

No obstante, la presidenta de la SVR recalcó que cada paciente con AR es distinto y reacciona de forma diferente al arsenal terapéutico, por lo que la visita cada cuatro meses al especialista es necesaria y fundamental si se quiere dirigir correctamente la efectividad del tratamiento, ya que es frecuente la necesidad de cambiar o combinar los fármacos, por lo que animó a los pacientes a no dejar nunca de visitar al reumatólogo. “Los pacientes, –añadió– tienen que aprender a vivir con su enfermedad, tener una comunicación continua con su especialista y adaptarse a un patología que, aunque de momento no se puede curar, sí se ha logrado mitigar sus efectos logrando una mejoría espectacular de la calidad de vida”.