La enfermería especializada en Reumatología está infrautilizada en la Comunitat Valenciana

El personal de enfermería está infrautilizado y burocratizado. Esto significa una peor atención y su consecuente pérdida de eficacia.

La enfermera especializada es escasa, tan solo se encuentra en unos cuantos hospitales de mayor envergadura y no existe en muchos hospitales comarcales. 

Este déficit afecta en gran manera a patologías reumáticas muy prevalentes, como la artrosis o la osteoporosis.

SVR (Valencia, 06-02-2012). En los últimos años, la especialización de la enfermería en reumatología ha devenido en un pilar fundamental para la atención al paciente, sin embargo los hospitales valencianos presentan un déficit preocupante que afecta de forma negativa a la mejora de este servicio sanitario, según datos de la Sociedad Valenciana de Reumatología (SVR).

En los últimos años, la especialización de la enfermería en reumatología se ha convertido en un pilar fundamental para la atención al paciente. “No tenemos olvidar, comenta Javier Calvo Catalá, presidente de la SVR, que existen más de 200 enfermedades reumáticas y que éstas afectan a más del 20% de la población española”. En su opinión, el personal de enfermería, hoy en día, está infrautilizado y burocratizado, y esto significa una peor atención y su consecuente pérdida de eficacia.

La SVR lleva mucho tiempo haciendo una apuesta clara por la incentivar y mejorar la enfermería en reumatología, que incluso tendrá su propia mesa de trabajo durante la celebración del XV Congreso, que se celebrará en el Auditorio de la Diputación de Alicante el 2 y 3 de marzo.

La enfermera especializada es escasa, ya que, apunta Calvo Catalá, tan solo se encuentra en unos cuantos hospitales de mayor envergadura y no existe en muchos hospitales comarcales. “Se deben realizar mas cursos de formación continuada, especialmente para enfermería que esté habitualmente en una unidad de reumatología y que no posee la formación adecuada sobre sus patologías” – afirma.

La SVR ha denunciado en numerosas ocasiones el déficit de especialistas que sufre la Comunitat Valenciana. En este aspecto, se hace aún más importante disponer de un personal de enfermería especializado y formado en reumatología, ya que este déficit afecta en gran manera a patologías reumáticas muy prevalentes, como la artrosis o la osteoporosis, en las que el reumatólogo no puede atender todo lo necesario a tantos casos.

Según el presidente de la SVR se debería implicar mas a la enfermería ante los pacientes, convirtiéndola en el puente de unión entre el enfermo y el reumatólogo, profesionalizarla mas en el control de analíticas, cumplimiento de los tratamientos, administrar ciertos fármacos (biológicos, PTH , metotrexato,…), dar información a los pacientes y familiares, prevención, etc. Con todo ello se optimizaría el tiempo del reumatólogo, se le daría mayor responsabilidad clínica, mayor calidad asistencial y eficiencia, concluye.

La progresiva especialización de la enfermería en reumatología beneficia especialmente a los reumatismos inflamatorios, debido a que son enfermedades crónicas y graves, y también por la aparición de nuevos e importantes fármacos, que han cambiado la evolución y pronóstico de estos pacientes, como es el caso de los biológicos, donde la participación y formación de enfermería juega un papel fundamental. También sirven de gran ayuda en la lucha contra la osteoporosis, una de las epidemias del siglo XXI, a través de las Unidades de Osteoporosis en las que enfermería realiza un importante función de prevención.

Para mejorar la atención del paciente reumático es fundamental la formación continuada tanto de los médicos de atención primaria como la profesionalización de la enfermería en el campo de la reumatología, especialmente debido al importante envejecimiento de la población de la Comunitat Valenciana, que implica un importante incremento de las enfermedades reumáticas. “Todo esto no será posible si no concienciamos de todo ello a las autoridades sanitarias” concluye el presidente de la SVR, Javier Calvo Catalá.