svr-congresos-xxiii-congreso-svr-septiembre-2020-poster-01-artritis-reumatoide
EVALUACIÓN CLÍNICA Y ECOGRÁFICA DE PACIENTES CON ARTRITIS REUMATOIDE QUE INICIAN TRATAMIENTO CON FAME SINTÉTICO DIRIGIDO Campos Fernández C, Almela Molina C, Garrido Lerma JJ, Rueda Cid A, Balaguer Trull I, Valiente Campos I, Pastor Cubillo MD, Calvo Catalá J. SERVICIO DE REUMATOLOGÍA Y METABOLISMO ÓSEO Introducción : La ecografía es una valiosa herramienta diagnóstica en la práctica clínica. Proporciona una evaluación y monitorización sensible de la actividad inflamatoria articular y una valoración más real de la remisión de la enfermedad articular que la clínica, lo que puede contribuir a tomar decisiones terapéuticas óptimas. Objetivo : Evaluar la presencia de actividad inflamatoria mediante ecografía en escala de grises y con Power Doppler (PD) en pacientes con AR que inician tratamiento con inhibidores de JAK (Tofacitinib y Baricitinib) Material y métodos :. Se estudiaron pacientes con AR activa y falta de respuesta a tratamientos previos (FAME o biológicos) en los que se planteó inicio de terapia con inhibidores de JAK. Se realizó una valoración de la actividad clínica mediante DAS 28 al inicio y a los 6 y 12 meses. Se realizó una exploración ecográfica de 12 articulaciones (codos, carpos, MCF de 2º y 3º dedos, rodillas y tobillos) con un ecógrafo Esaote MyLab 70, buscando presencia de derrame articular y/o hipertrofia sinovial y señal PD antes de comenzar el tratamiento y a los 6 y 12 meses. Resultados : Se estudiaron 36 pacientes (17 tratados con Tofacitinib y 19 con Baricitinib): 31 mujeres (86,1%) con una edad media de 52,5. Un 36% de los pacientes recibieron el tratamiento tras fracaso a terapia biológica y un 63,9% eran naïve a biológico. Un 39,2% de los pacientes recibieron el tratamiento en monoterapia y un 60,7% en combinación. Al inicio los pacientes presentaban actividad clínica definida por un DAS 28 de 4,33 y alcanzaron a los 12 meses un DAS 28 DE 2,12. El tratamiento se suspendió en 3 pacientes (8,3%) por ineficacia y en 2 casos (5,5%) por efectos adversos (1 caso por HTA y otro por herpes zoster). Se detectó algún grado de derrame articular y de señal PD en los 36 pacientes antes de iniciar el tratamiento. A los 12 meses persistía algún grado de derrame articular en 4 pacientes, pero no encontramos señal PD. En los 3 pacientes en los que el tratamiento se suspendió por ineficacia persistió el derrame y presentaban señal PD. Conclusiones: • Los inhibidores de JAK son un tratamiento efectivo en pacientes con AR mejorando la actividad clínica definida por DAS 28, parámetros analíticos y actividad valorada por ecografía • Han demostrado su efectividad tanto en pacientes naïve como en los que habían llevado tratamiento previo con otros biológicos • Han demostrado su eficacia en monoterapia y en tratamiento combinado • La ecografía permite una evaluación y monitorización sensible de la actividad inflamatoria articular • La ecografía permite valorar la respuesta al tratamiento .