El consumo desmedido de cerveza aumenta el riesgo de padecer gota

– Los casos de gota están aumentando en todo el mundo debido a los malos hábitos dietéticos.
– Sólo entre el 30% y el 50% de los afectados por gota recibe regularmente tratamiento para reducir el urato en sangre.
– El riesgo de sufrir arteriosclerosis y sus consecuencias cardíacas y vasculares está aumentando en los pacientes con gota.

Valencia (05-03-11) –La prevalencia (la frecuencia en la población) de la gota en nuestra sociedad va ligada a hábitos dietéticos excesivos y, entre ellos, al consumo desmedido de cerveza, según ha destacado el doctor Eliseo Pascual durante el XIV Congreso que la Sociedad Valenciana de Reumatología está celebrando en Valencia.

Además, esta enfermedad, que se debe a la formación de cristales de ácido úrico en el interior de determinadas articulaciones y que habitualmente se manifiesta con una inflamación intensa y dolorosa, está mal tratada en la mayoría de los casos. “La gota recibe una atención menos exigente por parte de los médicos –ha afirmado-, y parte del problema es que muchos pacientes (por falta de mejor información) aceptan la gota como una enfermedad engorrosa, crónica y difícilmente tratable”.

Aunque la gota es de las pocas dolencias reumáticas que se pueden curar, el éxito depende sobre todo de establecer un diagnóstico precoz. Sin embargo, sólo entre el 30% y el 50% de los afectados por gota recibe regularmente un tratamiento eficaz. “Una vez detectada, -ha apuntado- debe administrarse un fármaco para disminuir suficientemente el ácido úrico a dosis adecuadas para obtener los niveles en sangre necesarios. Pero una vez disueltos los cristales el ácido úrico debe mantenerse en niveles normales de manera indefinida”. Por este motivo y según los últimos estudios que se han presentado, los pacientes deben evitar ciertos alimentos, entre los que destaca la limitación en la ingesta de cerveza.

De otra manera, según el doctor Pascual, como las personas que sufren gota forman cristales con facilidad, formarán cristales de nuevo y experimentarán una recaída. Algunas personas con gota y niveles poco elevados de ácido úrico pueden llegar a tener un ácido úrico normal adelgazando y comiendo con cuidado.

Durante el transcurso de la primera jornada del congreso de la SVR, el doctor Eliseo Pascual ha advertido que “los tratamientos están disponibles, pero parece que hay una falta colectiva de interés”. La gota se puede diagnosticar con certeza y de manera sencilla, y el tratamiento es fácil de administrar, casi siempre de un coste bajo y eficaz. Las mujeres padecen esta enfermedad con mucha menor frecuencia, pero en edades posmenopáusicas la gota es una posibilidad que, ante un episodio de inflamación articular, debe ser tenida en consideración.

Por otra parte, el doctor Pascual, ha destacado que ahora se tiene un mayor conocimiento de la magnitud del depósito de cristales de urato (mucho mas extenso de lo que se estimaba) gracias sobre todo a estudios ecográficos. Además, se ha confirmado que en estos depósitos existe inflamación persistente, asociada a los cristales, por lo que el riesgo de sufrir arteriosclerosis y sus consecuencias cardíacas y vasculares está aumentado en los pacientes con gota.